jueves, 15 de abril de 2010

Volvió Flashforward

¿Quién es el cylon?

La serie que nos vendieron como heredera de Lost, y que ya fuera comentada aquí, resultó ser un fiasco, y la comparación era como poner a Bartolín a la altura de Kennedy, con situaciones que traspasaban la barrera de lo absurdo, una trama que se iba liando cada vez más y más, sin llevar a ninguna parte hasta que el productor le dijo al guionista "Cariño, esto no funciona, vamos a darnos un tiempo, y a ver qué tal sale".

Lo hiciron, y el tiempo pasó. Y tocaba ver cómo reaccionaban los guionistas ante esta segunda oportunidad. Se habían librado de una cancelación, y se lo tenían que currar. De momento, habiendo visto un par de capítulos de los nuevos, parece ser que sí la han mejorado, aunque claro, habrá que ver si es una mejora de verdad, o un parche, pero de momento parece que han ganado en algo, y es que la serie ya no parece un pollo descabezado dando tumbos, sino parece que ahora ya tiene un rumbo, un sentido.

Tiene también pintatambién de que el personaje interpretado por Dominic Monaghan (Charlie en Perdidos y Merry en la saga del Señor de los anillos) adquirirá más protagonismo, y parece que su personaje ha dado un giro de ser un personaje pedante y patético a ser igual de pedante, pero con más mala hostia. Bienvenido será esto si supone que eso resta protagonismo al palo que da vida a la cara de Joseph Fiennes (el agente Carl Benford), que será por mí recordado como uno de los peores protagonistas de serie, y autor de algunas de las escenas más delirantes de la serie.

Y lo dicho, ahora queda por ver Flashforward pasa de ser una comedia absurda (e impretendida) a ser una serie buena o, lo que sería peor, una serie mediocre. En todo caso, quedarán para el recuerdo todas las cosas ridículas de los primeros capítulos, con nazis, cylons, kingpinismo y el espectacular (por lo risible) capítulo de Hong-Kong.
Publicar un comentario