miércoles, 14 de julio de 2010

El dedo de Stalin

Comrade Sam needs you!

En la frontera ruso-finlandesa (entonces soviético-finlandesa) se alza el pueblo de Svetogorsk (Enso en finlandés), pertenenciente al Oblast (provincia) de Leningrado, y por lo tanto, territorio ruso. Y el porqué de esto, así como de la curiosa forma que traza la frontera en ese territorio tal vez podría encontrarse en la siguiente historia, que se suele contar por Finlandia. Una historia que conocía hace mucho, pero que no recordaba exactamente dónde era, ni a quién pertenecía el dedo en cuestión.

Nos remontamos a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y más concretamente al armisticio entre ambos países, que se reunieron para delimitar las nuevas fronteras. Stalin exigía para la U.R.S.S. la ciudad en cuestión, poniendo su dedo sobre el mapa, de forma que el cartógrafo de turno, posiblemente temeroso de la proverbial mala leche del camarada, no se atrevió sino a bordear con sus aparejos el dedo, trazando así una línea nada recta y dando origen al nombre de esa franja de tierra que los finlandeses llaman "el dedo de Stalin".

Verdad o no, la historia tiene su gracia, y aunque perfectamente podría no ser más que una leyenda urbana, originada por una novela de Desmond Bagley, es una bonita historia para explicar la división territorial que atañe a Enso/Svetogorsk.

"Yo iré haciendo así con el dedo, y si el cartógrafo lo bordea, será culpa suya".
Publicar un comentario