miércoles, 16 de febrero de 2011

Artesanal hidrospinning

Lo estás haciendo mal.

Existe una variante del spinning, el hidrospinning, que es parecida pero con la bicicleta metida en una piscina. Tiene la ventaja de que sudas menos, pero más resistencia en los pedales. Suelen hacer clases de esto en la piscina de la Alhóndiga, que es a la que suelo ir más habitualmente, pero aún no lo he probado.

Aunque ayer hice algo parecido, empalmé una sesión de spinning, que hacía bastante que no iba y al acabar, con las piernas aún temblando, me fui a la piscina, a hacer que mi cadáver flotara en el agua un rato. Bueno, y nadar unos largos, que era la idea.

Así que fue un día de bastante ejercicio, y salí de la piscina con más hambre que Carpanta, pero con la satisfacción del deber cumplido. Ahora lo importante es recuperar la regularidad de asistencia al gimnasio.
Publicar un comentario