martes, 15 de febrero de 2011

A vueltas con los bultos

Sospechosos habituales

Más de una vez he hablado aquí de las protuberancias que tienen a bien aparecer en el suelo de mi casa, generalmente poco después de que se terminen las obras que hacen para quitarlas. Hoy nuevamente visita del perito del seguro, quien nos ofrece una nueva versión de los hechos.

La versión que más sonaba hasta hoy era que se trataba de un tema de condensación, que las tuberías estaban demasiado juntas y que por eso se inflaba el suelo cual globo (una semana me duró el suelo plano) Pero hoy nos han ofrecido otra variante, y es que podría tratarse de un pequeño poro proviniente del radiador de la cocina. Sí, efectivamente. ¡Es posible que además de levantar salón haya que levantar cocina! ¡Yuhu!

Así que me lo tomaré con humor, que sea lo que tenga que ser y que acaben cuanto antes.
Publicar un comentario