miércoles, 9 de febrero de 2011

CLN

DEP

Una brisa de nostalgia me trae el recuerdo de las CLN. Siglas de las Convivencias Lúdicas Nacionales y antaño cita ineludible todos los veranos.

Las CLN eran unas jornadas de rol (y otros juegos) que se celebraban más o menos todos los veranos, co alguna que otra edición de primavera/invierno y que se caracterizaban por ser de sede rotatoria y por acoger a frikis de toda España y ofrecer alojamiento gratuito. Solían ser 4-5 días mágicos de diversión y un festival de conocer a gente interesante. Era además una vía de evasión que permitía olvidarse temporalmente de los problemas cotidianos.

Técnicamente mis primeras CLN serían unas que se celebraron en Sestao en 1999, aunque mentiría si dijera que estuve, ya que apenas pasé un par de tardes y no caté la verdadera esencia de unas CLN, que es la convivencia.

Así pues, mis primeras CLN de verdad fueron en verano de 2000, cuando por circunstancias personales estaba de un estado de ánimo bastante mohino y mis ojos repararon en un cartel donde se anunciaba un autobús para las CLN de Avilés. Necesitaba cambiar de aires y a pesar de no conocer a nadie me apunté. La experiencia fue estupenda y conocí a un montón de gente. Algunos de los cuales considero hoy día amigos. Fue tal la experiencia, que no me tembló el pulso a la hora de decidir que iría en primavera de 2001 a las de Vitoria. Aunque allí fui con amigos de Bilbao. Pese al frío polar que azotaba la capital alavesa y las largas distancias a recorrer cada día, me lo pasé como un enano, y seguí ampliando mi círculo de amistades.

Ese mismo verano hubo otras. Ponferrada 2001, donde también se fletó frikibús y donde fui a pasar otro maravilloso fin de semana. 2002, con la carrera recién acabada, trajo las CLN en la calurosa Granada, donde más de lo mismo, gente interesante y diversión. A la par que iba desarrollando la que es una de mis principales aficiones, el rol en vivo.

En 2003 me tuve que perder, curiosamente las que se celebraron en Errenteria, donde no he faltado desde 2005 pero no las de verano en Gijón.

Tampoco falté a la cita en 2004 en la ignota Algemesí (Valencia) ni por supuesto en 2005 a Portugalete, donde a pesar de ser cerca de casa me quedé a dormir todos los días. Debo decir que por circunstancias personales y sobre todo laborales no disfruté demasiado de aquellas jornadas.

2006, donde tuve que ser yo el encargado de organizar, no sin sufrimiento, el frikibús, fueron en Valladolid, donde cierta divertida y a priori negativa anécdota sirvió para fortalecer sólidos y hoy imprescindibles lazos de amistad.

Finalmente la historia de las CLN acaba en 2007 en Alcalá (coetáneas a este blog), con un triste cierre para una institución como las Convivencias Lúdicas Nacionales.

De todas formas, fue el sello CLN lo que murió y no su espíritu. Hoy, al menos para mí, ese vacío ha sido rellenado por los Encuentros Rúnicos y por las TDN, dos citas que no me pierdo por nada del mundo y que suponen para mí pequeñas burbujas de felicidad. Y al fin y al cabo, no serán CLN, pero son convivencias, son lúdicas y va gente de toda España.
Publicar un comentario