viernes, 6 de mayo de 2011

Bildu

Por suerte, legales.

Hoy la radio me despertaba con una buena noticia: el Tribunal Constitucional ha revocado la resolución del Tribunal Supremo y Bildu podrá presentarse a las elecciones.

Rabian los sectores de la extrema derecha y rabian los sectores desinformados que se creen el mantra de Bildu es ETA, Bildu es ETA. Lo que demuestra que repetir una mentira mil veces la acaba convirtiendo en verdad práctica. Pero no la convierte en cierta.

Bildu no es ETA. De hecho, Bildu ni siquiera es HB. Efectivamente, el "target" político compara muchos electores potenciales con HB y derivados, pero también incluye muchos que ni de coña habrían votado a la citada formación.

La resolución del TC, le rabie a quien le rabie, es lo mejor que le podía pasar a este país, ya que supone un paso adelante y alejarse de una peligrosa dinámica que amenazaba con convertir la política en un bipartidismo orwelliano. Porque, seamos serios. Ilegalizar un partido político es un ataque a un derecho tan fundamental como es el de la participación política. No digamos ya cuando se suprime el derecho de uno por lo que haya hecho el de al lado, o por lo que "pudiera hacer".

¿Se imaginan que un día se plantara la policía en su casa y le dijera "queda usted detenido por el asesinato que ha cometido su vecino"? ¿O "tenga usted esta multa y 7 puntos menos de carné, que tenemos la certeza de que en cuanto coja un coche va a emborracharse y a conducir a 135 por el caril contrario"? Por suerte, Minority Report solo es una película.

Desgraciadamente sí que es posible que haya miembros puntuales de Bildu, y es conjetura, que sean favorables a determinada organización terrorista, y que podrían querer utilizar un hipotético cargo público para subjuntivas acciones ilegales. No es menos cierto que ese malandrín podría presentarse a unas oposiciones a juez, y aprovecharse de lo mismo. Pese a lo que aún no he visto una ley que prohíba opositar a los que hayan sido de determinado partido político. La situación sería absurda, pero el ejemplo no lo es.

Pues digo yo. ¿No sería lo correcto si se tiene la certeza/sospecha de que una, 10 o 375 personas de un colectivo son delincuentes, tomar medidas contra esos individuos en lugar de contra todo el colectivo? ¿No es absurdo ese "sí pero no"? ¿Ese "como algunos de los habitantes de Fuenteovejuna han matado al comendador, castiguemos a todos un poco"?

Nada, mucho mejor, como parecen preferir algunos una ley que diga "si no cumples las condiciones no puedes jugar, pero si las cumples tampoco". Eso es la bananera ley de partidos en vigor.

Yo estoy contento, y pese a que muchos ladren en falso que el Tribunal Constitucional ha legalizado ETA, la realidad es que una opción legítima podrá presentarse a las elecciones. Y para bien o para mal, las urnas le darán lo que se merezca.
Publicar un comentario