miércoles, 25 de mayo de 2011

Cobros y culpas

Santa Rita strikes back!

No es la primera vez que me refiero a los cobros indebidos, los cuales tuvieron incluso en su día una entrada propia. Pero es que entre que ayer me tocaba teléfono y hoy ventanilla, y que esta semana se han mandado unos cuántos, explicar, apaciguar y discutir sobre esta polémica figura ha sido parte integrante de mi trabajo esta semana.

Y sobre todo las dos frases estrella "si ya comuniqué" y sobre todo "¿si no es culpa mía, por qué lo tengo que pagar?"

La respuesta a la primera es sencilla, y la mayoría de la gente la suele entender sin problemas. Si Fulanito tiene derecho a cobrar 100 y en marzo empieza a cobrar 60 del paro, es lógico pensar que mientras cobre 60 no le procederá cobrar de ayuda 100, sino 40, de forma que 60+40=100. Suele pasar que entre que lo comunica en el servicio social de base, allí lo comprueban, nos lo mandan, se graba y se resuelve, pase tiempo. Tiempo que suele ser de unos meses. Pongamos que lo comunica al día siguiente y la modificación se le hace en agosto. En agosto se le empiezan a pagar los 40 que le corresponden. ¿Qué pasa con abril, mayo, junio y julio? En esos meses ha estado cobrando 100 de la ayuda y 60 del paro. En total, 160. Multiplicado por 4 meses, ha cobrado 320 de más.

Eso es el cobro indebido. De la misma manera que si pasa a la inversa. Deja de cobrar el paro y desde que lo comunica hasta que se le hace la modificación, pasan unos meses en los que está cobrando de menos. Supongamos que eso sucede en septiembre, y que no es hasta diciembre que se hace la modificación. En septiembre, octubre y noviembre cobraría 40, y en diciembre cobraría 280 (los 100 de diciembre más la diferencia con lo que le correspondía en esos tres meses que ha cobrado de menos). Visto así, creo que no es muy complicado de entender cómo funciona en esencia un cobro indebido.

Eso nos lleva a la segunda parte, al "no es culpa mía, ¿por qué tengo que pagar?". Dejando al margen los casos, y no son pocos, en los que un cobro indebido aparece sin que el beneficiario haya notificado nada (el clásico "yo no lo declaro, y si cuela, cuela") hay veces en los que no hay culpa. Es por la mera operativa. Esto la mayor parte de la gente lo asume y lo acepta. Igual que cualquiera asume y acepta que a nadie le gusta pagar. Como a mí tampoco me hizo demasiada gracia que Hacienda me reclamara hace dos meses 300 euros de la declaración de 2007. Pero si es lo que hay, es lo que hay.

Claro, no todos lo ven así, y deciden defender lo indefendible, pelear lo impeleable y quejarse mediante el recurso de la pataleta. Usuarios que si no escuchan la respuesta que desean, en seguida recurren al "¿con quién puedo hablar?". La respuesta ahí, lo siento mucho, pero siempre es la misma. Con nadie. Puedes recurrir si no estás conforme, o si ves que las cantidades no te cuadran. Pero si lo que quieres es no devolver el dinero, me temo que eso no es posible. Y como no escuchan un "no te preocupes, que te voy a pasar a un despacho donde un señor trajeado te dirá que no hace falta que devuelvas ese dinero de más, que te lo puedes quedar", pues con algunos ya está montado el lío.
Publicar un comentario