domingo, 29 de mayo de 2011

Largo domingo de resaca

Abierto hasta el amanecer.

No es habitual que yo me quede hasta muy tarde cuando salgo, pero a veces pasa que apetece. Además coincide que ayer nos juntamos unos cuántos, y el sábado acabó siendo bastante memorable. Lo que empezó siendo un kinito en Iturribide (como en tiempos del instituto) y luego bajar al Txirrindu en Barrenkale, acabó por bares que no frecuento habitualmente, con mucha gente, mucha risa y mucho alcohol.

Entre el bebercio y el bailoteo, se nos hizo de día y por fin a eso de las 7 cogimos un taxi que nos aparcaba en casa. Hasta que hoy a las 14 y pico, cosa rara en mí, me he pseudo despertado. Aunque con más dolor de garganta que de cabeza. Recogidito en casa, entre Internet, lectura (Las torres del olvido), escritura (Cultistas) y Xbox (Metro 2033).
Publicar un comentario