jueves, 5 de mayo de 2011

Carné de bici

Self servicicleta

Ya tengo la tarjeta de alquiler de bicicletas municipales, que por 20 euros al año permite cogerlas durante dos horas, en cualquiera de los puntos que hay. Lo que a veces puede venir bien, para esas distancias medias para las que no merece la pena coger transporte público pero que da pereza ir andando. De mi casa al Zubiarte, por ejemplo.

Eso sí, mi estreno como arrendatario biciclista ha sido de todo menos glorioso, ya que he ido al puesto de recogida de bicicletas y no he podido, ya que no había ninguna libre. Y yo me pregunto, ¿qué pasa en el caso inverso, que tengas que devolver la bici y no haya puestos vacíos?

Además de eso, le veo una pega gordísima y es el horario. No se pueden coger las 24 horas sino que es bastante limitado, de 7:30 a 21:00, a lo que no termino de verle sentido. Sencillamente me parece una restricción absurda, ya que precisamente puede ser una buena solución para las horas a las que no haya transporte público.

Ahora espero, cuando tenga que montarme en una, no rememorar mis tiempos de ciclista infantil, en los que pasaba más tiempo en el aire y en el suelo que en la bicicleta, y que más parecía un malo de película de Bud Spencer con tanto trastazo recibido. Nota mental: una bicicleta no es lo mismo que hacer spinning.

Claro que para eso tiene que haber, no como hoy, bicicletas libres.
Publicar un comentario