lunes, 31 de octubre de 2011

De vuelta de Valladolid

Con eco mediático.

Como prometí, ya he vuelto de las jornadas. La verdad es que las expectativas eran bajas, ya que unas cuántas ausencias de última hora auspiciaban el desastre, ya que no tenía mucha idea de quién me iba a encontrar, y la verdad es que a las jornadas me fui yo solito. Por suerte, mi naturaleza sociable, y encontrarme con algunas caras conocidas, han contribuído a un fin de semana bastante entretenido.

El viernes llegué y el frío me hizo lamentar no haber llevado más ropa de abrigo. Por suerte, dentro había calefacción, y se estaba muy a gusto. Allí, inscripción, presentaciones, cena en el wok y partida de Galáctica.

El sábado por la mañana poca cosa hasta la hora de comer, bastante a gusto por cierto, y a la tarde, tras ganar un torneo de Anachronism, al que nunca había jugado antes, me apunto a un ReV de Canción de Hielo y Fuego. Ahí doy vida a Galbraith Lannister y cambio mi lema por el de "oye mi estornudo". Los estornudos me perseguirían a la siguiente partida, un ReV de Wraith, que digamos que no colma mis expectativas en cuanto a diversión.

El domingo, una mañana tranquila y vuelta al wok. Por la tarde un divertido ReV de modernos, donde soy un ególatra dibujante de cómics, en una fiesta de lo más snob. Muy divertido, pero no tanto como la partida en la que somos una renión de arcángeles y demonios debatiendo sobre los asuntos del más allá, el overbooking en el Infierno, o la jubilación de San Pedro. Francamente tronchante.

Al acabar el vivo, unas copichuelas en los bares de turno y al volver, antes de ir a la cama, sendas partidas de Time´s Up y Come-Caca-Gato. Y a las 5 de la mañana, que ya iba siendo hora, a la camita.

Lunes, hoy, por la mañana, probando juegos de mesa antes de comer, y tras la comida despedida y al tren. Allí vengo viendo películas y series con mi querido Netbook, y al volver llego justo a tiempo a Abando, para ver cómo mi tren de cercanías se cierra ante mis narices. Ante la perspectiva de tener que esperar 25 minutos al siguiente, opto por hacer lo que queda de viaje a pie.

Y mañana, pues a descansar de las jornadas. Han estado mejor de lo esperado.
Publicar un comentario