miércoles, 19 de octubre de 2011

El Capitán Truño y el Santo Grial

¡Únete a la aventura que sea con tal de no ver esto!

El título no es una errata. Es pura justicia llamar así a este engendro que no merece ser llamado película, que me ha robado 6,80 euros, 2 horas de mi vida y parte de mi infancia.

Crecí leyendo aquellas aventuras del Capitán Trueno, todas ellas clónicas y a veces con cierto tufillo propagandístico, más propio de la censura de la época que de otra cosa. Pero era uno de los héroes de mi infancia, durante la cual muchas veces soñaba con acompañar al Capitán y a sus inseparables Crispín y Goliath en su siempre honorable lucha en favor del desvalido. Por eso hubiera deseado que se hubiera plantado el Capitán Trueno real en los estudios de cine, al grito de "Santiago y cierra España", "no venceréis malvados", "waaaagh, PX!" o "vendo Opel Corsa", lo que fuera, con tal de detener la demencia que suponía la perpetración de esta aberración cinematográfica.

Desde que supe que iba a hacerse quise ver esta película. Me decepcionó saber que aquel proyecto de Bajo Ulloa había muerto, y me volví a ilusionar cuando vi que la harían. Pero tenía una pinta horrible, con un casting lamentable. Además, las críticas de quienes la habían sufrido ya no acompañaban. Mis expectativas eran mínimas, por no decir nulas. Pero aún así, consigue ser incluso peor de lo que esperaba.

Es una pena que el abecedario no tenga más letras, pues eso me obliga a otorgarle la generosa calificación de serie Z. El argumento es insulso, las interpretaciones dignas de una maceta verde y los efectos especiales son de echarse las manos a la cabeza. Como adaptación del cómic es directamente una herejía. ¿El Capitán Trueno matando enemigos porque sí? ¿¿El Capitán conociendo a Sigrid de Thule en Tierra Santa?? ¿¿¿Sigrid dando hostias como panes???

Hostias como panes merecen los autores materiales de este engendro. Es triste que haya tanto aspirante a cineasta en paro, y que algunos sinvergüenzas nos coloquen este producto, del que no diré que tiene baja calidad, pues eso implicaría reconocer que tiene calidad alguna.

Los personajes daban vergüenza ajena todos. Crispín, Goliath, Sigrid, Asier Etxeandia haciendo de moro, el villano... no se libraba ni uno. El argumento, libremente inspirado en el primer cómic del Capitán, digno de parvulario, resuelto con un ridículo Deus Ex Machina (¿para qué conformarse con un globo de Morgano, si puedes meter docenas? Aprovecha el diseño, hombre, y llena el cielo de ellos, que de pensar en cómo coño lo han hecho ya se encargarán los espectadores) y los diálogos con calzador y vaselina. La credibilidad, por supuesto, nula.

Y encima comete el peor error posible para una mala película. Soy bastante benévolo con las malas películas cuando estas logran al menos divertirme. Pero es que encima este horror es tremendamente aburrido, hasta el estertor. Tanto que ni siquiera he enfatizado en mis esfuerzos por no dormirme, y mi mayor decepción era que cada vez que despertaba, veía que la "película" aún no había terminado.

Una infamia insultante, y sin duda candidata al Olimpo de "peores películas que haya visto en el cine jamás". Lo peor, no obstante, es tener que admitir que sabía a lo que me iba a enfrentar, y que me merezco, por tanto, lo que me pase.
Publicar un comentario