martes, 7 de agosto de 2012

Día en Castro

Al solete, tan a gusto.

Ya que mañana voy a Málaga (Mollina, para ser exactos, a varios kilómetros de la playa por la que la gente me pregunta cuando digo que voy a Málaga) a pasar un largo fin de semana frikeando, para compensar había que hacer planes más de "persona normal".

Es broma, pero la gente te mira raro si dices que vas a unas jornadas de rol a la otra punta de España, pero no si dices que has ido a pasar el día a la playa. Cosas de los convencionalismos.

Así que el destino elegido ha sido Castro Urdiales, donde hemos pasado el día, comiendo tranquilamente, dando un paseo por el puerto, y luego playa. ¡Playa mola! Con simpáticas olas con las que era divertido jugar. Adoro bañarme, por si no se nota.

Y otra cosa a reseñar ha sido el pantagruélico helado, cuya bola tenía el tamaño que se muestra en la foto:

¡Soy el malvado helado, y te voy a comer yo a ti!

Vale, en la foto tal vez no se aprecia bien del todo el tamaño, pero era una bola de helado, que como referencia, abultaba casi 3 bolas de helado normales. Felicidad en estado puro.

Y así, entre paseos, playa y helados gigantescos, ha transcurrido el día, con un tiempo de lujo y buena compañía.
Publicar un comentario