lunes, 6 de agosto de 2012

Prometheus

La nave que da título a la película.

Había dado bastante que hablar esta ¿precuela? de Alien, y yo iba con mis reticencias. Soy bastante poco amigo de hypes y de películas que levantan tanta expectación antes de estrenarse, y temía que me fuera a no gustar.

He de empezar diciendo que me ha gustado mucho. Esto es una afirmación tan subjetiva como indiscutible. La he visto y he disfrutado.

En un momento avanzado del S. XXI, pinturas antiguas aparecidas en varios puntos del planeta parecen indicar una constelación, y en ella un planeta, en el que por lo visto hay vida, y la poderosa corporación Weyland decide mandar una nave. Lo que se encuentran allí, mejor lo dejo para un poco más adelante.

Lo que nos ofrece Prometheus es una película de cciencia-ficción con dosis de suspense, algo de aventura y también sus sustos. Es inevitable que encontremos paralelismos con otras del género, como Alien: el octavo pasajero, o incluso algunas que recuerdan a 2001 (aunque más, logicamente, de la primera). ¿Pero es un remake? ¿Es una precuela? ¿Es un spin-off? Dejémoslo, de momento, en que trata de transmitir algo parecido a lo que transmitía Alien. No tanto en su vertiente de bicho y susto, sino en ese "a ver qué coño me encuentro aquí". O bueno, tal vez esto es algo subjetivo, pero me sentí como volviendo a ver las andanzas de Ripley.

La película me ha gustado mucho, pues es muy entretenida, y no se me hizo aburrida en absoluto. De hecho, se me hizo corta, y por sacarle alguna pega (y ojo, que se le pueden sacar unas cuántas), diría que sí eché de menos 15-20 minutos en los que se hubieran molestado en desarrollar un poco más a los personajes. Sí, también tiene escenas que requieren un enorme esfuerzo de credulidad por parte del espectador, como que cierto personaje no se desmaye en cierta escena (esa escena que desaprobaría Alberto Ruiz Gallardón). Pero me parece perdonable. Al servicio de la historia.

También me pareció que en algunos momentos resulta harto predecible, y que en escenas como la de la serpiente en la cueva habría que parar la escena y dar un premio Darwin al científico que juguetea con un bichejo desconocido en un planeta extraño (y es que hay gente que se merece lo que le pase). Sí, seguro que si le sacamos pegas encontramos mil. Pero me ha gustado mucho, y creo que es una de las películas del año.

Y sobre si es o no es una precuela de Alien, diré que no desentona en absoluto con lo que ya hay publicado al respecto. Lo es o no, pero podría serlo. ¿Y ese final abierto, nos promete una secuela?
Publicar un comentario