viernes, 28 de diciembre de 2012

Abrazando la fe

Él nos salvará. 

Estos tiempos que nos ha tocado vivir invitan a la reflexión, y sobre todo a la reflexión espiritual. Tras toda una vida mofándome de lo que dice la Iglesia, creo que algo en mí ha cambiado. De pronto me doy cuenta de toda la verdad que encierra su mensaje, y de lo ciego que he estado al negar las verdades que transmite la Biblia, y de que una vida de pecado e increencia solo me arrastraba hacia el Infierno.

Por suerte nuestro señor es misericordioso y siempre nos da tiempo para rectificar, por lo que hoy mismo me acercaré a la parroquia más cercana a que me administren el bautismo y demás sacramentos, para empezar a llevar una vida de buen cristiano.

Así, renunciaré a mis caprichos materiales y comenzaré a seguir el recto camino de la religión, que con tanto amor nos indicó nuestro señor Jesucristo. Dejaré de pecar y al fin podré ser inocente.

¡Inocente!
Publicar un comentario