miércoles, 12 de diciembre de 2012

Partido vergonzoso (85-84 VS Charleroi)

Rakovic hoy: fatal. 

Hoy es un día triste para el Bilbao Basket, uno de los peores que recuerdo desde que soy aficionado de este equipo, del que hoy no puedo sino avergonzarme. No es por el resultado (han ganado el partido), ni porque les haya costado ganar contra el colista del grupo, el Charleroi belga que llegaba con la cartera llena de derrotas, sino por el lamentable suceso que ha acontecido al terminar el partido, cuando jugadores de ambos equipos se han enzarzado como ñúes en celo a agredirse unos a otros.

Y lo siento, pero no hay excusas para esto. Me da exactamente igual si su jugador Matt Walsh ha estado todo el partido provocando. Eso no son maneras, y a mí lo que me importa es lo que hagan MIS jugadores. Me parece vergonzoso que Rakovic agreda de esa forma a un jugador rival, y me parece vergonzoso que Mumbrú arranque la cinta del pelo de Walsh y la lance contra el público a modo de trofeo. ¿Qué son, deportistas profesionales o niños de patio de colegio? Y no me vale que hayan provocado los otros. El "seño, empezó él", que no vale en la escuela, tampoco va a valer aquí. Hoy unos cuántos jugadores de nuestro equipo se merecen una sanción. Es más, hubiera preferido perder el partido, aunque ello hubiera supuesto la eliminación, antes de presenciar semejante esperpento.

Llegué tarde al partido, casi al llegar el final. Pero visto lo visto, mejor me habría quedado en casa. Hoy, de verdad, lamentable.

Y no voy a dejar de lado a los tontos, que de eso también hay en Bilbao, que para insultar a árbitros y rivales usan "patateros, hijos de puta", en alusión al Baskonia. Quede claro que tengo mucha manía al Baskonia, y que me alegro siempre que pierden, que es el equipo al que más tirria tengo. Pero mencionarle cuando no es el rival, me parece simplemente estúpido, y solo sirve para demostrar que, como equipo, aún nos queda mucho por crecer.
Publicar un comentario