jueves, 13 de diciembre de 2012

Decisiones inocentes

Por la fecha, más que nada. 

El concurso terminó, y al final no cogí nada, pero queda el tema del traslado. Como aquí ya se nos termina el trabajo, y las nuevas tareas que nos asignarán tendrán un volumen de trabajo inferior, se disuelve la compañía, y parte del personal de la sección tiene que ser distribuída en otras secciones. 

Así, por orden de antigüedad, podremos ir eligiendo si quedarnos o si marcharnos, y de ser así, a qué sitio, de entre los que nos dan para elegir, nos vamos.

Pues bien, por fin hay fecha para que tomemos la decisión. Esta semana, o a primeros de la que viene, nos darán ya el listado con el orden de preferencia y los destinos que se pueden elegir, y la fecha que nos darán de plazo es... 28 de diciembre. En plenas vacaciones me va a pillar.

La duda que me surge es, ya que es esa la fecha, ¿si no nos gusta lo que hemos elgido, podremos alegar que era broma?

En cualquier caso, mi decisión será, siempre que pueda, y tiene pinta de que sí, quedarme donde estoy.
Publicar un comentario