martes, 4 de diciembre de 2012

Fin (película)

Pone "Fin" antes de empezar.

Esta película no lleva la contraria a los mayas, que predijeron cosas muy feas para 2012. Aquí un grupo de amigos de toda la vida deciden quedar un fin de semana en una casa rural para verse después de casi 20 años, y todos comparten un oscuro secreto.

De pronto "algo" pasará, y se darán cuenta de que todo el mundo ha desaparecido, la luz no va, los teléfonos no funcionan. No parece ser una huelga contra el Gobierno, pero tampoco encuentran los motivos, y tendrán que lanzarse a una búsqueda de, no tienen muy claro qué. 

Por el camino algunos de ellos irán desapareciendo, y pinceladas de su pasado irán arrojando luces a la vez que más sombras sobre el enigma. 

La película, a pesar de manejar una temática tan trillada como la que maneja, no está mal, aunque es importante hacer una advertencia: el final no explica absolutamente nada. Eso, o que yo no he sido capaz de leer entre líneas. Pero creo que tampoco lo necesita. Porque a veces es más importante el viaje que el destino, y porque hay ocasiones en las que la carencia de explicación es mejor que dar una mala explicación. A medida que veía la película estaba pensando "me gusta, pero la van a cagar con el final". Y francamente, que no se tomen ni media molestia en dar motivos al fenómeno me parece mejor que si se hubieran sacado de la manga abducciones alienígenas, iras divinas o árboles psicópatas. Si bien el nombre del personaje misterioso, y parte de su simbología, pueden dejar entrever algún tipo de explicación. Pero hecha la advertencia, absténgase de ver "Fin" quien quiera un final mascadito y bien explicado.

Y mención especial para Maribel Verdú, quien con sus ya 42 años consigue hacer sombra a toda una Clara Lago.
Publicar un comentario