domingo, 7 de julio de 2013

Finde castrense


Haciendo el chorra en los espejos.

Recién llegado a casa, ahora que por fin el tráfico lo ha permitido, tras un fin de semana en la cercana Castro Urdiales, donde fui con la respectiva, aprovechando que el sol daba su permiso para ir a la playa.

Ayer fuimos por la mañana, viendo una extraña cosa en el cielo, y tras un gran atasco, llegamos para comer. Tras comer y echar la siesta recibimos la visita de María y Pablo (nuestros sociópatas favoritos), que estuvieron compartiendo playa primero, barracas después (como niños lo pasamos, oigan) y megahelados después (de tamaño descomunal). Después se marcharon, y antes de ir a dormir, nos vimos el primer capítulo de Boardwalk Empire, serie que llevaba muchísimo tiempo en la pila de pendientes, y que tiene tan buena pinta como augura el sello HBO.

Hoy por la mañana paseíto, y después de comer, otra visita, Joan, al que también hemos llevado a la playa. Y para volver, después de esperar al autobús, un autobús que llegaba lleno y no hemos podido coger, y hemos cogido el siguiente, pese a que no iba a Bilbao sino a Cruces, con tal de no seguir plantados más rato en la marquesina. Y ya de Cruces, metro a Bilbao, y por consiguiente a casita.
Publicar un comentario