lunes, 22 de julio de 2013

Perdidos en la nieve

De Hogwarts al frente

Basada en una historia real de la segunda guerra mundial, en la que 2 soldados británicos y 3 alemanes tuvieron que compartir una cabaña en la inhóspita nieve de Noruega, al ser derribados sus respectivos aviones. Las reglas de la guerra dejarán paso a las reglas de las relaciones humanas, demostrando que no por ser enemigos dejaban de ser seres humanos.

Esta película noruega que fui a ver un poco por ir, resultó ser una agradabilísima sorpresa, ya que es completamente dinámica y te muestra unos personajes a los que es difícil no acabarles cogiendo cariño, y una interesante evolución de su relación, en la que empiezan como enemigos y acaban como amigos, donde la tensión de tener al enemigo dentro se traslada a la tensión de tener fuera a terribles enemigos como el frío o el hambre, que les obligan a colaborar. Y la película es básicamente eso, un canto a la amistad en tiempos de guerra, que une a personas muy dispares, y que no es una cosa de buenos y malos, sino de gente a la que las circunstancias ha obligado a vestir un uniforme u otro.

Y es inevitable aquí fijar especialmente la mirada en el artillero Robert Smith, interpretado por Rupert Grint (famoso por hacer de Ron Weasley en la saga de Harry Potter), dando vida a un personaje bien distinto al joven mago, y protagonizando el tandem Smith-Strunk, que es de lo mejor de la película.
Publicar un comentario