jueves, 11 de julio de 2013

Minivacaciones calurosas

Arza, ozú.

Pasar del invierno a verano saltándonos la primavera. Hasta hace nada nos quejábamos por la lluvia y ahora estamos asfixiados. Pero importa menos, ya que ahora empalmo un par de días de vacaciones, y no vuelvo hasta el martes. Es una buena manera de acabar la semana que ha sido movidita, entre un horroroso dolor de garganta, que me trajo una bella fiebre, y la segunda parte de la endodoncia, la que de verdad duele, la de pagar. Y mañana tocará aún más calor, ya que me voy nada menos que a Sevilla, donde el sol será aún más abrasador.

¿Masoquismo? Tal vez.
Publicar un comentario