domingo, 22 de febrero de 2015

Pongamos que he estado en Madrid

Esta vez en tren.

El título lo dice todo. Este fin de semana ha tocado visita a la capital del Reino, pero como se ve en la foto no ha sido en autobús. Siempre que puedo cojo billetes para viajar en Supra, pero salvo que se cojan con bastante antelación, suelen volar. Así que busqué otras alternativas, y la respuesta fue ir en tren y volver en coche (con Blablacar), que salía mejor de precio, y de horarios entre una cosa y otra parecido que el autobús.

Sin lluvia, ha sido un fin de semana de bastante andar, mucho comer y hablar de rol, que a fin de cuentas es la principal afición que tengo en común con la gente que he ido a visitar (El rol. Bueno, y comer). Sin embargo, no hemos jugado a nada, pero sí tuvo lugar visitar tiendas frikis (¡número 8 de Sandman en tapa dura de Norma, te encontraré!) y algo de cinefórum, viendo la perturbadora pero genial "Magical Girl", a pesar de que a esas horas la lucha con el sueño era feroz. Si bien conseguí no quedarme dormido.

Hoy despedidas, comer por ahí, visita a las oficinas de Nosolorol y viaje de vuelta en coche. Más cómodo que el autobús (era un monovolumen espacioso) y algo más corto, pero igualmente cansado.

Y por supuesto, el epatante incidente del anticrítico de cine al que ya me referí ayer.
Publicar un comentario