sábado, 7 de febrero de 2015

Rockandroleando

En la mesa de los mayores.

Hoy (y ayer y mañana) se celebraban las Bilbao Rock&Rol, jornadas de las que ya hablé aquí y a las que yo iba en calidad de autor (honor que, francamente, me abruma) a dirigir mi partida de Cultos Innombrables, "La Pasión de Van Weyden", partida a la que he dedicado cierto mimo, y la verdad es que cuando se les dedica tiempo, el resultado vale la pena (a ver si va a resultar que no se me da tan terriblemente mal como pensaba esto de dirigir). La verdad es que tanto la partida como el juego han gustado bastante, a pesar de que en ambos casos me han salido por donde no había previsto (ley del rol: puedes prever 1000 variables, los jugadores optarán por la 1001), lo que me ha obligado a improvisar algo, pero como que es más fácil cuando se tiene algo sobre lo que hacerlo.

Además de eso, también me ha tocado asistir a una mesa redonda con editores, autores y tal, desde mi modesta posición de "cuarto Beatle" de Cultos Innombrables (sobre el que no me canso de insistir, el mérito fundamental recae sobre Manu, Luis y Ricardo). 

Contento con la experiencia, en tanto que las partidas han ido muy bien, aunque el recinto en el que se jugaba era bastante inadecuado, una cafetería donde las partidas estaban demasiado apelotonadas, aunque por suerte en la partida de la tarde hemos podido jugar en una sala en la que no había nadie más. Aunque he de decir que son unas jornadas a las que como usuario no habría ido (pese a que es cierto que con el regalo del Dragon Age y el pase del Mad Asylum, que aunque a mí personalmente no me llamara, tiene su valor, se amortizaba holgadamente).
Publicar un comentario