viernes, 19 de agosto de 2016

Al final del túnel

Gran actuación de Clara Lago.

Definición rápida: mezcla "La ventana indiscreta" de Hitchcock con una película de atracos. Versión más larga: este thriller cuenta la historia de Joaquín, un hombre que vive, con su perro, postrado a una silla de ruedas y dedica sus noches a vigilar a un grupo de desconocidos. Cuando alquila una de las habitaciones de la casa a Berta, una simpática e inteligente ex-stripper y su hija, su vida dará un vuelco y los acontecimientos se irán precipitando, a medida que la trama de sus espiados, una peligrosa banda de atracadores, se va acelerando.

El resultado: una buena película con buen argumento, buenas actuaciones de Pablo Echarri (gran villano, que da muy mal rollo) y Clara Lago (resulta difícil creerse que no es argentina) y bastante tensión, a pesar de que en muchos momentos cuesta creerse muchas cosas, sobre todo al protagonista, con una inteligencia a nivel Walter White que pisa fuerte (si se me permite el chiste de humor negro) en el terreno de la fantasmada, pero que aporta momentos geniales con algunas de sus salidas a los callejones en los que se mete. 

Una película que tenía buena pinta y no decepciona. Y el perrete, añado, es de lo más majo.
Publicar un comentario