jueves, 11 de agosto de 2016

Mascotas

Toy Story con animales.

Porrazos, persecuciones y muchos bichos monos en una película que si bien es divertida podría haber dado mucho más de sí. Con un planteamiento que recuerda muchísimo al clásico de Pixar, la película nos cuenta la vida de las mascotas cuando sus dueños no están en casa, y lo enlaza con la clásica historia esta vez en la forma del perro favorito que se ve desplazado cuando otro perro llega a casa, con el que choca, sus choques detonan una serie de acontecimientos desastrosos, al final de los cuáles se acaban haciendo amigos. Vale, la historia de siempre.

Mascotas es muy simpática, sí, y divertida, con algunos puntos descacharrantes, con el villano más suave y blandito desde Lotso (el hijo bastardo de Peluchito y la bestia de Caerbannog), pero en todo momento da la sensación de ir a medio gas, y de prometer en el trailer mucho más que lo que termina dando, siendo el resultado el de una buena película descafeinada, sin llegar a ser la maravilla que parecía que podía llegar a ser. Una pena.

Y así como la película es, sin colmar la expectativas, buena, no se puede decir lo mismo del corto de los minions que la precede, que es, por decir algo, prescindible. Y otra cosa: ya sabemos que la película está hecho por los mismos de Gru, no hace falta que se pasen la película recordándolo.
Publicar un comentario en la entrada