jueves, 27 de julio de 2017

Edimburgo: día 4 y regreso

Como puede verse, hubo sol.

Todo se acaba, y este viaje a Escocia no era la excepción. Pero aún quedaban cosas por hacer el último día, que nació lluvioso y acabó soleado.

Las primeras y abundantes gotas de lluvia invitaban a hacer algo de turismo de interior, así que primero nos fuimos a ver la catedral y luego al museo nacional de Escocia, donde entre otras cosas vemos a la mítica oveja Dolly.

Luego comemos en un pub, donde por fin puedo meterme una buena ración de huggies, y tras ver el ángel gaitero de la catedral (esta vez sí), y un animado espectáculo de calle, nos vamos a casa a por las mochilas y cogemos el autobús para el aeropuerto.

El vuelo de Easyjet sale con retraso (como ya pasó a la ida) y a eso de las 23:30, ya agotado, llego a casa.

Un viaja muy agradable en una ciudad que me ha encantado.
Publicar un comentario