martes, 4 de julio de 2017

Estrenando temporada de playa

Obviamente más gente tuvo la misma idea.

Una calurosa tarde de julio, ¿qué hay mejor que un refrescante baño en el mar? Pues eso, a eso de las 18:30, una vez mi señora novia ha salido de trabajar, nos hemos dirigido al metro, dirección a Neguri para tomar mi primer chapuzón marítimo del año, pues las circunstancias así lo exigían. 

En una playa abarrotada de gente, y curiosamente con muchos turistas (nunca había visto tantos ahí), algunos de ellos no completamente sobrios, y había incluso quien castigaba con inclemencia un desamparado brik de Don Simón.

Lo peor, y puede que en conexión con lo anterior, lo sucios y desconsiderados que son algunos garrulos, incapaces de hacer frente a esas piezas de arcana tecnología alienígena que para ellos deben de ser las papeleras, decorando la arena con ornamentales bolsas y botellas. Y no pocas, por cierto.
Publicar un comentario