jueves, 17 de septiembre de 2009

Distrito 9

Si no eres humano no sigas leyendo.

Mi primera recomendación a quien no haya visto la película es que lo haga, y después, que no se lea la entrada hasta haberla visto. Depende de cada uno, claro, pero personalmente agradecí no tener ni pajolera idea sobre esta película, no sabía de qué iba, ni qué me iba a encontrar. Solo sabía que había gustado a muchísima gente, y aunque temí que me fuera a no gustar, me atreví a verla.

Distrito 9 parece a simple vista una película sobre una invasión alienígena, aunque la palabra invasión es un tanto gratuita. Llegan alienígenas a la tierra, sí, pero su nave nodriza es más una megapatera que otra cosa.

Todo esto, el cómo llegan los alienígenas a la tierra, el cómo son tratados como ciudadanos de segunda, encerrados en un gueto y los conflictos que esto genera, a lo largo de 20 años, es lo que magistralmente nos cuenta la película en forma de falso documental, que es de largo lo mejor de Distrito 9.

Tras el documental llega la parte palomitera de película de acción, que la verdad es que tampoco desmerece al conjunto, pero no llega. No porque sea malo, sino porque el principio es una auténtica maravilla.

La parte más convencionalmente películera, al igual que la documental, encierra una enorme crítica, tanto al aparheid real sudafricano (donde se ambienta la película) como al progrom y segregación de los judíos. Y aunque en algunas ocasiones hay partes que obligan a desconectar el cerebro (eso de que dejen que la nodriza se quede ahí flotando 20 años y permitan que se vaya tranquilamente, ejem...) resulta en su conjunto bastante verosímil.

La acción está bastante bien llevada, incluyendo las partes de "pega botes en tu sofá", y muy bien integrada en la película, empezando gradualmente y con llegando al clímax en un ritmo bastante adecuado. Ni muy lenta ni muy caótica. Está bien que se tenga en cuenta que "acción trepidante" no tiene que ser sinónimo de "si el espectador se entera algo falla", porque ese es un error que esta película por suerte no comete.

Tiene sus cosas, claro, como lo mencionado de la nave, o detalles como que no se les ocurra cambiar la contraseña, pero bueno, al servicio de la trama, habrá que perdonarlos. La película es recomendable, a mí me ha gustado.

Y sin más, me queda destacar a los verdaderos protagonistas de la película, los alienígenas, dotados aquí de bastante carisma, sobre todo el amigo Christopher.

Como curiosidad, resulta inevitable acordarse del Half-Life 2, con unos alienígenas bastante parecidos a los vortigaunts, y el anticiudadano "Wicus Freeman" perseguido por la megacorporación malvada. Solo faltaba una palanca de hierro.
Publicar un comentario