lunes, 8 de febrero de 2010

Clientes amenazantes

Dramatización de una mañana de mostrador

La crisis afecta a todos los sectores, y el mío parece que no es una excepción. Se reduce el consumo y se pierden clientes, y parece que el departamento de Renta Básica no se libra. Y tenemos que tener cuidado, o se nos marchan a la competencia.

Venían hoy una mujer y su hija al mostrador, claramente airadas y de muy malas maneras (tal que dos energúmenas) que entre bufidos se quejaban de una materia que siempre suscita polémica: un cobro indebido.

La típica situación, que si no ha pedido nada, que si el fallo ha sido nuestro por pagarlo, que si Santa Rita, que si es una vergüenza, que a ver dónde puede quejarse (la respuesta de "si la solución que quieres es no devolver un dinero que te han pagado indebidamente, lo siento, pero no existe. Si a mí me ingresan el sueldo dos veces me lo van a reclamar igual" nunca satisface a nadie) y grito, grito, golpe al mostrador, como si éste tuviera la culpa (quisiera ver el parte de lesiones del pobre), más gritos, berridos, quejas... La solución en estos casos suele ser comprobar si realmente el cobro es indebido, y en tal caso recurrir, pero bueno, acostumbrado está ya uno a que le griten y a escuchar las quejas, con el mismo tono que si ese dinero fuera a parar a mi bolsillo.

A lo que estoy menos acostumbrado es a que me digan "tengo ganas de que me concedan ya el SOVI y pasar de vosotros, que no paráis de dar por culo con cartitas". ¿Cómo? ¡Dios mío, alguien quiere tramitar una portabilidad! ¿No se da cuenta del mal que nos produce no cobrando la Renta Básica?

¡Paren las máquinas! ¡Perdemos un cliente!

Esto puede ser grave, y el efecto dominó puede ser terrible. Si se van a la competencia y dejan de pedir la Renta Básica, ¿qué haremos? Mejor poner una solución a esto y contratar comerciales, que llamen a horas intempestivas ofreciendo la Renta Básica.

Lo que sea con tal de que esta señora no deje de cobrar dinero de nuestros impuestos. Por favor. ¿Que el problema es que le he mos pagado de más y ahora tenemos la cara de pedírselo? Pues las cosas se hablan, hombre, que necesitamos darle dinero. Así que le regalaremos un móvil nuevo, y un descuento del 30% en sus próximas facturas.
En fin. Que nadie me tome a mal, pero es que la alternativa a morderme la lengua y escribir a posteriori un texto satírico era soltarle cualquier barbaridad, y no estamos para eso. No entraré a valorar si tenía razón o no, pues sobre lo que escribo aquí son sus formas, en este caso lamentables, y confieso que su bravata me pareció jodidamente risible.

Por suerte no todos los cobros indebidos suponen bronca con el usuario y malas caras. Así pues, ha venido también un señor, bastante amable, para interesarse por el estado de su cobro indebido, pues no sabía de cuánto era. Debía un total de 3 euros, así que he puesto cara seria, he mirado el monitor con severidad, y con voz solemne le he dado la terrible noticia, "pfff... esto no le va a hacer mucha gracia, le faltan por devolver 3 euros", lo que le ha alegrado bastante al hombre, que se pensaba que era mucho más, y con la tontería, pues se ha ido feliz y con una sonrisa, que a veces hace falta.

Y lo que es más importante, no lo hemos perdido como cliente, que dos hubiera sido excesivo.
Publicar un comentario