miércoles, 3 de febrero de 2010

Invictus

Y para la próxima, una peli sobre Kofi Annan

Invictus es una de esas películas que en cuanto uno ve el trailer ya empieza a olisquear el Óscar, y a nadie sorprende la nominación de Freeman, puesto que el papel es todo un caramelo y encima le va como anillo al dedo. Y además, oigan, es Morgan Freeman.

Este homenaje a Nelson Mandela, el hombre que se tiró tantos años en la celda fue capaz de lo que no quería para sí, no quererlo para sus hasta entonces enemigos, pero a partir de ese momento compañeros, y que supo perdonar para levantar un país, sigue un poco la típica estructura tantas veces vista de "equipo de perdedores que se convierten en campeones" pero con el inconfundible toque Eastwood, un director cuya sensibilidad tras la cámara me encanta, que nos ofrece aquí una película amable y buenrollista, que es emotiva sin ser pastelosa, y que consigue cautivar a pesar de que sepamos ya cómo va a acabar todo. Impresiona más aún si tenemos en cuenta que en esencia, lo que nos cuenta aquí, pasó de verdad.

Supongo, pues no conozco tanto la historia de Sudáfrica, que habrá sido convenientemente dulcificado e idealizado, pero me quedo con el núcleo de la idea, del mensaje de Invictus y de Mandela, un hombre realmente admirable.

Es obvio que Madiba acapara todo el protagonismo, pero no me disgustó Matt Damon en su papel de capitán de equipo, yme gustó mucho también, en el aspecto visual, la escena del partido de rugby (un deporte del que me considero analfabeto, pero que es realmente bonito de ver) y los filtros utilizados en algunas escenas para dar un toque a televisión antigua. Y la música bastante correcta, con el característico uso del piano de las películas de este director.

En definitiva, buena nota para esta película, que consigue estar a la altura de lo que esperaba de ella, que no era poco.

El único lunar, aunque esto es cosa del doblaje, era que no podía tomarme en serio al comentarista, pues quienes conozcan la serie Scrubs no podrán evitar reconocer en él al malvado Dr. Robert Kelso.
Publicar un comentario