domingo, 21 de febrero de 2010

Spamplona

 
H2Orgásimco

Nada que ver con el correo basura, como viene siendo habitual los domingos, un mensaje crónica (sin entrar en detalles)

Siendo breves, fin de semana en Pamplona, donde lo más destacable es el paso por el Aquavox con sauna, jacuzzi, Spa, hornos, duchas... y noche en un hotel de cama sobreacogedora. No era una cama, era una trampa mortal, una tela de araña que absorbía el espíritu del incauto usuario, pues era tan endiabladamente cómoda, que no había quien se levantara de ello.

Y en la sección de cosas curiosas, algo que nunca antes había visto, una monja que se escandalizaba al escuchar blasfemias en italiano, pero no por la blasfemia en sí, sino porque éstas estaban mal pronunciadas.
Publicar un comentario