martes, 31 de agosto de 2010

Dixit

Elementos del juego

Dixit, sin haber inventado la rueda, es un soplo de aire fresco en el mundo de los juegos de mesa. Yo ya había jugado antes a esto, e incluso hablado de ello en el blog, y mucho antes con un diccionario. Porque el Dixit no es otra cosa que jugar al Diccionario o al Absolutas Idioteces, pero con imágenes, pues el juego consta de poco más que una baraja de cartas con dibujos, sin texto, sin valores numéricos, solo imagen.

Pero en sus imágenes, de Marie Cardouat, reside su encanto, son unas imágenes de gran belleza, tremendamente evocadoras, que encierran historias en sí mismas, y que nos cuentan un cuento por sí solas.

La mecánica, bien simple, es la siguiente:

Cada jugador tiene en su mano 6 cartas, y el narrador, cargo que es rotatorio, escoje una de ellas y dice lo que quiera; un concepto, una palabra, el título de una película... lo que le venga en gana. Y los demás jugadores tienen que elegir de entre las cartas que tengan ellos, una que se ajuste a lo que ha dicho el narrador.

Una vez todos han jugado sus cartas, boca abajo, el narrador las baraja y las va revelando, de forma que no se sepa quién ha jugado cuál, y los jugadores, en secreto, deben votar la que creen que puso el narrador. Una vez se revelan, se procede a puntuar: 3 puntos por aivinar la que era y un punto por cada jugador que haya votado por la tuya.

Es importante que el narrador no sea demasiado obvio ni demasiado oscuro, ya que si todos aciertan o ninguno lo hace, todos puntuarán menos él, así que debe encontrar un sutil equilibrio entre lo evidente y lo incomprensible.

Ejemplo: "Bebida"

En el caso que nos ocupa, el narrador dijo "bebida", lo cual tiene una cierta complicación, dado que en mayor o menor medida, hay varias cartas que encajarían. En este caso es la primera. Si el narrador hubiera dicho "cáliz de oro", probablemente todos habrían acertado, y si hubiera dicho "iguana tomando el sol en bikini", nadie en sus cabales la habría votado, por lo que en ninguno de los dos casos habría puntuado.

El juego es totalmente libre en cuanto a qué se puede decir y qué no. Una melodía, un monosílabo, un speech de media hora... todo es lícito y todo vale. Con el caso del cáliz tan válido habría sido decir "copazo" o "la pasión de Cristo", como decir "glu-glu" o "Indiana Jones". Todo vale, siempre y cuando no te pases de fácil o difícil.

RIDIT

Y la palabra es "Lady Gaga"

Acuesten a los niños, que llega la programación para mayores. Y es que, obviamente, Dixit es un juego para todos los públicos, pero que como acaba siendo jugado por frikis, acaba siendo corrompido, y es entretenido tirar de conceptos abstractos, "la felicidad", "un día en el circo", "la insoportable levedad del ser"... pero el propio juego propone variantes, como hacer partidas temáticas en las que solo se puedan utilizar canciones, o títulos de película, y por qué no, tirar de frikadas o humor negro, o incluso hacer un dixit temático de Muchachada Nui, o los videos del Bananero.

Con esto, el Dixit, que puede adolecer de ser un juego fácilmente quemable, adquiere una nueva dimensión, que le puede dar mucha vidilla.

BIBIT

Naturalmente, nada impide, salvo el sentido común y lo que diga el dueño de las cartas, jugar al dixit con bebida, donde bebes en función de que falles/aciertes la tarjeta, aunque para ello recomiendo encarecidamente poner unas fundas a las cartas.
Publicar un comentario