jueves, 9 de septiembre de 2010

Los mercenarios (Expendables)

Planet Hollywood: la película.

Cabría esperar de esta película un recital de explosiones y tiros en una espiral sin sentido de sangre y violencia donde la trama poco alaborada y los personajes planos no son más que una mera excusa al servicio del lucimiento de los protagonistas, un grupo de amiguetes que se reúnen para hacer una película, echarse unas risas y si puede ser sacar algo de dinero.

Bien. Pues exactamente eso es "Los mercenarios". ¿O es que alguien esperaba otra cosa? Pero es que eso es lo que tiene que ser esta película. Cualquier otra cosa hubiera sido un fraude al espectador que lo que quiere es ver a sus superestrellas pegando tiros y patadas, sobreviviendo a explosiones imposibles y soltando frases molonas.

El argumento no puede ser más sencillo. Digno de videojuego de los años 80, va de un grupo de mercenarios de elite que recibe el encargo de matar al General Garza (David Zayas, "Batista" en Dexter), un tiránico dictador centroamericano que cuenta con el apoyo de Munroe (Eric Roberts) un renegado de la CIA, y eso desemboca en un festival de balas, vísceras y nitroglicerina del que los héroes, que para algo son héroes, saldrán sin despeinarse.

Si esta película la hubieran protagonizado actores desconocidos, ahora estaría hablando de un insulto a la inteligencia, de un truño macabeo y de entablar acciones legales contra la productora para que me devuelvan mi dinero. Pero claro, es que el atractivo de la película reside precisamente ahí, en que no son actores desconocidos, sino que son dinosaurios del cine de ación, Stallone, Scharzenegger, Willis... y eso mola. Solo por poder ver a esos 3 compartir escena y pullas vale la entrada de la película. ¡Olvidemos que es una escena totalmente de relleno, salen Arnie y Sly! ¡No importa que la interpretación de Gobernator sea lamentable son Conan y Rambo!

La película, que no es sino un homenaje a las películas de acción de los 80/90, es obviamente previsible. Pero en este caso podría hablarse de que es una película honesta, que te da lo que te promete y además es divertida. Y sinceramente, quien se meta a ver Los Mercenarios esperando encontrarse con una cosa que no sea este festival autofelatorio de Stallone y sus amigos, se merece lo que le pase.
Publicar un comentario