lunes, 20 de septiembre de 2010

Vuelven las tardes

Vespertinos aullidos.

Nada dura para siempre, y menos las cosas buenas. Entre ellas el horario de verano, de salir todos los días a las 14:30 como muy tarde, y de tener todas las tardes libres. Ya la semana pasada empezamos con el horario de salir más tarde, y hoy ha sido el primer día en que me ha tocado trabajar por la ídem.

Pero bueno, tampoco me voy a quejar, que peores horarios he tenido en otros sitios. Así que cuando vuelva a tocar salir de la oficina cuando ya es de noche, allá por invierno, me consolaré pensando en que solo es una vez a la semana.
Publicar un comentario