lunes, 11 de octubre de 2010

Movispam

¿Quién dijo que el número del Diablo es el 666?


A cualquier hora. En cualquier lugar. No hay forma de estar a salvo de sus llamadas, ni orden de alejamiento que acabe con su acoso. Son los operadores de Movistar, y sus llamadas incesantes.

Uno está tranquilamente cuando le suena el móvil, y cuando coge, un operador le ofrece las excelencias de su producto. El interlocutor novato se limita a decir que no le interesa. Fin de la conversación.

No pasa mucho tiempo, cuando vuelven a llamarle. Y otra vez. Y otra, y otra, t otra... así, hasta 3 o 4 veces al día.

Y de nada sirve pedirles que dejen de llamar. Palabras amables, borderías, amenazas, súplicas... todo es inútil. Incluso aun cuando dicen "no se preocupe, procedemos a borrarle de nuestra base de datos", podemos saber que es mentira, que volverán a llamar.

Así que uno prueba de todo, una vez llegué a protagonizar con ellos la siguiente conversación:

Teléfono: Ring!
Jokin: ¿Policía Nacional, dígame?
-Hola, me llamo Fulanito, le llamo de Telefónica.
-Sí, sí, vale. Identifíquese.
-Sí, me llamo Fulanito, llamo de Telefónica.
-Dígame, de dónde ha sacado este número.
-Es de una base de datos.
-Pues ya me está explicando qué base de datos es esa, que este es un número de la policía, y me va a decir usted ahora mismo su número de DNI o NIE.
-¿Es usted el titular de la línea?
-Ya le he dicho que el titular de esta línea es el Cuerpo Nacional de Policía, y le estoy requiriendo que se identifique.
-Sí, mi nombre es Fulanito, ¿podría saber su nombre?
-No, no le voy a dar mi nombre, y le estoy requiriendo que me diga su número de DNI o NIE.
-tututu...tututu...tututu...

Veo poco probable que se creyera mi coartada, pero al menos me reí un rato.

El problema es que ahora han adquirido la desagradable costumbre de no ponerte un operador, y muchas veces lo que te salta es directamente la locución pregrabada, o lo que es peor, tras descolgar el teléfono, solo unos segundos de silencio y después cuelgan. Y tienen la puntería de ir a llamar en los momentos más inoportunos que les es posible. Lo que daría por que el móvil tuviera filtros antispam como el de las cuentas de correo electrónico...

Más simpática es en cambio esta otra serie de llamadas que recibí ayer, cuando oigo que me suena el móvil y no me da tiempo a coger. No es un número de Movistar, sino un fijo, al que llamo y comunica.

Poco después vuelve a llamar, y resulta ser una señora que pregunta por un tal Daniel. Le digo que no, que se ha confundido, que no hay ningún Daniel, y aunque insiste en que es el teléfono que le han dado, le repito que, al menos con la información de la que dispongo, yo no soy Daniel.

La parte graciosa viene cuando minutos más tarde vuelve a llamar la Señora, y cuando le cojo me pregunta "¿dónde andas?", a lo que no puedo evitar contestarle que "en mi casa, pero le advierto que yo no soy Daniel".

Al menos no era una teleoperadora de Movistar.

FE DE ERRATAS: Descubro que el 1444 es de Vodafone. Lo cual manda huevos, pues ya soy cliente de Vodafone...
Publicar un comentario