lunes, 6 de junio de 2011

Cambios en el mostrador

Sin colas

Hoy ha habido un cambio importante en mi trabajo, y es un cambio en el sistema de atención al público. La afluencia de gente a mostrador estaba creciendo de manera metafóricamente exponencial, y el servicio se veía cada vez más resentido. Además, por una razón bien lógica: si viene mucha gente a mostrador tenemos que bajar más a atender, y si estamos abajo atendiendo no estamos arriba tramitando expedientes. Creo que la ecuación es fácil de entender. Además, si hay demasiada gente se atiende peor. No entiendes igual a una persona si tienes detrás a 3, a 20 o a 50. Si hay 50 personas haciendo cola, ya pueden ser un convento de monjas suecas, que van a hacer ruido. Y la presión no es la misma.

Por eso el cambio (y debo añadir que esto NO ha sido decisión nuestra, ha venido de arriba) es que a partir de ahora, como en muchos otros sitios, los usuarios que vengan tendrán que tener cita previa, solicitada telefónicamente. Con esto se consigue, teóricamente, una mejor calidad en el servicio, y que vengan para cosas realmente importantes. Pues, siendo sinceros, muchos vienen de forma innecesaria (desde el que viene porque no se ha molestado en leer la carta, que algunos las traen sin haber abierto siquiera el sobre, hasta el que tendría que haber ido a otro sitio). Inconvenientes, sin duda, los habrá. Pero parece que hoy, primer día, ha funcionado bien, y no vamos a poner la venda antes que la herida.

Además de eso, pero bastante ligado con el asunto, hoy hemos empezado un curso precisamente de atención al público, para dar mejor servicio y para prevenir y gestionar situaciones conflictivas con usuarios (que doy fe que las hay). Aunque sinceramente, como más se aprende a atender al público es precisamente atendiendo al público.

En otro orden de asuntos, hoy ha empezado el horario de verano. ^^
Publicar un comentario