martes, 17 de julio de 2012

Arròs covat (Arroz pasado)

Xavi Masdeu: pringado profesional.

Si hablara de una serie que trata sobre un treintañero que busca su lugar en el mundo, y concretamente en lo sentimental, podría parecer que hablo de "Cómo conocí a vuestra madre". Pero Arròs Covat no tiene nada que ver.

Esta serie de animación, con un peculiar estilo de dibujo (de media más simple que el que se ve en la foto que he puesto, no miento) y un género que encaja de pleno en la tragicomedia, pues a ratos hace reír, pero es imposible no compadecerse de las desventuras del protagonista, que es un loser de libro.

Xavi Masdeu tiene trentaypico años, es diseñador y vive con su novia de toda la vida. Pero pronto todo se irá torciendo, y muchas veces debido a que aunque es un tipo inteligente y emprendedor, comete torpezas emocionales dignas de parvulario, y tiene el don de decir siempre la palabra inoportuna en el momento inadecuado.

Por suerte tiene a su tía Paquita como foco, y en cada capítulo le ofrece un plato de arroz (cada vez una receta distinta) y un sabio consejo sobre la vida.

En general, al menos para mí así ha sido, es fácil sentirse en algunos aspectos identificado, pues muchas de las cosas que le pasan, o hemos pasado por ellas, o son cosas que podrían habernos pasado. O lo que a veces convierte la serie en algo propio de género de terror: nos podrían pasar.

El Xavi, pagándose unas fantas.

La serie es catalana, y en ese idioma fue emitida, aunque afortunadamente la primera temporada (12 capítulos de unos 10 minutos) está doblada al castellano. Además, está doblada por los mismos que en la original, por lo que salvo algún juego de palabras ocasional, o posibles referencias culturales, aquí no se resiente nada por verla en castellano (salvo que se sea catalán, supongo). Existe una segunda temporada, pero todavía no está en castellano.

En cuanto al arroz que da título a la serie, por una parte se refiere a la dañina expresión "se te va a pasar el arroz", que tan poca gracia hace a quien pasada cierta edad se encuentra, y no por decisión propia, sin pareja, y por otra a las recetas de arroz de la tía Paquita, que suelen tener, de un modo u otro, relación con la trama del capítulo.

Y aunque teóricamente es comedia, y tiene sus momentos muy graciosos, lo cierto es que en el fondo es un dramón en el que resulta muy difícil no encariñarse con el protagonista (y/o compadecerse de él), y he de advertir de que el final de la primera temporada es muy triste.

Es posible verla en castellano en Youzee, donde con la suscripción gratuita de prueba da de margen para ver, si no la primera temporada entera, unos cuántos capítulos.
Publicar un comentario