viernes, 8 de marzo de 2013

+1

 
Hoy hace un año. 

Es inevitable que hoy hable de hace un año. El día en el que comencé una relación maravillosa (no sigo por ahí, que bastante azúcar suelto últimamente), y que es una de mis principales fuentes de felicidad. Hay más, y lo cierto es que me considero un tipo bastante afortunado en muchos aspectos de la vida, con un buen trabajo, una buena salud y muchos a los que considero amigos (algo habré debido de hacer bien), pero ella es una muy importante.

Por eso la entrada de hoy va dedicada a ese primer momento mágico, casi sacado de una película o serie, en esas escenas en las que empieza a sonar la música, el chico besa a la chica y el mundo se detiene. Las películas no siempre reflejan la realidad. Pero a veces hay suerte, y parece que sí aciertan.
Publicar un comentario