jueves, 7 de marzo de 2013

Chiviris no deseadas

El portal.

Ayer recibí, no sin cierta extrañeza, una carta certificada de Alokabide, sociedad de alquiler, que si no me equivoco, depende de Estxebide. En ella se me comunicaba que he resultado adjudicatario de una vivienda en régimen de alquiler. Toda una suerte en estos tiempos que corren.

Lo que pasa es que la vivienda en cuestión está en Vitoria, lo que me pilla un poco a desmano, y sale fuera de mi área de interés. Es cierto que en su día, cuando me apunté a Etxebide, estaba yo trabajando en Vitoria, y como uno nunca sabe por dónde le va a llevar la vida marqué Vitoria. Pero no menos cierto es que después de irlo dejando y dejando, hace casi un año modifiqué mi solicitud para optar solo a Bilbao, ya que teniendo aquí el trabajo y otras circunstancias personales, está lejos de mi intención el moverme de aquí.

Lo malo es que según la carta, renunciando a este alquiler (que es lo que obviamente voy a hacer), también renuncio a participar durante los dos próximos años a participar en ninguna promoción de alquileres que pueda haber. Que francamente, es poco probable que pueda salir algo que me interese, pero me tocaría un poco las narices que fuera debido a una renuncia que no tendría por qué estar haciendo, ya que no me tendrían que haber mandado esa carta, pues ya marqué que NO quería Vitoria.

De todas formas, movido por la curiosidad, me dio por mirar dónde estaría situada esa casa, y lo cierto es que, de haber seguido trabajando en Vitoria, tampoco me habría interesado demasiado, ya que esa casa está un poco en medio de la nada justo en la otra punta de Vitoria que mi entonces trabajo, y me habría supuesto un desplazamiento de una hora en caso de querer ir andando (40 minutos en transporte público). Y para tardar una hora, me habría quedado en Bilbao.

 Coast to coast.

Así que esta oferta estaba llamada a ser rechazada.
Publicar un comentario