viernes, 29 de marzo de 2013

A puerta fría

Cartel 

Vendedor a puerta fría es aquel que tiene que ir de puerta en puerta captando clientes. Un trabajo durísimo que yo sufrí durante el breve periodo de tiempo en que intenté ser comercial.

Y de comerciales va la película. Salvador (Antonio Dechent, el fabuloso Arturo Mata de "La familia Mata") es un comercial de la vieja escuela que ve cómo tras una larga carrera su puesto trabajo está en la cuerda floja. Son muy malos tiempos para las ventas, y ve cómo las generaciones venideras le están comiendo el terreno. Cada vez más tiburones en una pecera que tiene cada vez menos peces.

Un congreso internacional será su oporunidad para dar el pelotazo y ganarse al magnate Worthbattle (Nick Nolte), y contará con la ayuda de Inés, una avispada azafata del congreso, encarnada por una más que adorable María Valverde (aquí más guapa que nunca). La operación Worthbattle irá avanzando mientras evoluciona la relación Salvador-Inés, hasta que llegará el momento de tomar una dura decisión.

Lo que más me llamó la atención de la película es que es tremendamente corta (poco más de hora y cuarto), y también me da la impresión de que abusa de los silencios. Que sí, que son un recurso que bien utilizado da mucho juego, pero hay una secuencia exageradamente larga, en la que se quedan callados a mitad de un diálogo y no se vuelve a ecuchar una palabra hasta mucho después.

Trabaja bien el dueto protagonista (Valverde-Dechent), pero no me pareció especialmente destacable el resto del elenco, que me parecieron simplemente correctos. Pero sí logra transmitir la sensación de  agobio, de las técnicas de venta y de la presión por obtener resultados.

Y otra cosa que destaca, un final excesivamente abierto. No es difícil intuir lo que pasa, pero resulta un corte excesivamente abrupto. Nota global: Aprobado gracias a Antonio Dechent.
Publicar un comentario