sábado, 4 de enero de 2014

El dragón Norberto

Gordote y simpático.

A falta de nada interesante que contar, toca el turno a "Norberto", el simpático dragoncito de peluche que se ve en la foto, al que creía desaparecido hace años, y que ayer apareció haciendo una visita al trastero de mi padre.

Si no me falla la memoria, Norberto me lo regaló hace cosa de 11 años una amiga que estaba de Erasmus en Alemania, y el nombre viene por el dragón de Hagrid en la saga de Harry Potter. Era un peluche llavero, y como me encantó, estuvo durante bastante tiempo acompañando a mis llaves en el bolsillo. 

Pero llegó un día en el que decidí darle un respiro y pasó de mi bolsillo a adornar la balda de mi cuarto, y con la mudanza le perdí la pista, dándolo por perdido hasta que ayer, de casualidad, lo reencontré, aunque sucio y lleno de polvo, como puede apreciarse en la foto.

Es una tontería, pero me ha hecho ilusión. Lo consideraré un autorregalo de reyes.
Publicar un comentario