jueves, 16 de enero de 2014

El espolón

Algo parecido a mi pie.

O siendo más precisos, un espolón calcáneo plantar es la causa de unas molestias que llevo arrastrando en el pie izquierdo más o menos desde octubre. Al principio pensé que podría tratarse de algún golpe o una mala postura, y también supuse que podían tener algo que ver unas zapatillas que tenía que estaban descojonadas. Pero como tras algo de reposo y cambiar de calzado, las molestias persistían, acabé por consultar al médico, que me dijo que podía ser una fascitis planar o un espolón. Y para salir de dudas, había que hacer la radiografía, y esta, bastante parecida a la de la foto, confirmaba que era la segunda opción.

¿Y qué es un espolón? Un espolón calcáneo es un "crecimiento óseo que aparece en el talón, en el lugar donde los tendones de los músculos del pie o de la pierna se unen al hueso denominado calcáneo". No es que sea especialmente doloroso, pero al ser una zona de mucho uso (yo además soy muy andarín), se hace bastante molesto. ¿Y cómo se cura? Pues en principio cargando menos la zona, para lo que he comprado unas taloneras (que son unas plantillas con una oquedad en medio para liberar de peso la zona afectada) y paciencia. Caso de que persista, otras opciones menos deseables como las infiltraciones, u opciones más intrusivas y aún menos deseables.

Así que, como diría Matías Prats,

Publicar un comentario