lunes, 27 de enero de 2014

El médico

El verdadero Haqim.

Me ha gustado, una película de 2 horas y media que no se hace pesada. No sé hasta qué punto será fiel al libro, ya que no lo he leído, pero sí que me recordaba un poco a ese aire de Noah Gordon que tenía otro libro suyo que leí (y me gustó), "El último judío".

Cuenta la historia de un chaval inglés que al perder a su familia entra como aprendiz bajo la protección del entrañable Barber, un barbero (lo más parecido que había en aquella época a un médico ambulante), del que aprende el oficio, hasta que su sueño le lleva a la lejana Persia, donde quiere aprender del mejor, el legendario Avicena (o Ibn Sina), y donde tendrá que enfrentarse a las costumbres y política locales, y sobre todo, tendrá que aprender a hacerse pasar por judío para evitar el rechazo al que se enfrentaría por ser cristiano.

En la película, que es larga pero amena, pasan un montón de cosas y un detalle que se agradece es que a pesar del tema que toca, no se regodea innecesariamente en la casquería, sin tampoco intentar dulcificar las condiciones de la medicina en la edad oscura.

A modo de curiosidad, algunas piezas musicales de la banda sonora recordaba a ratos a Star Wars, lo que queda gracioso si lo unimos a la escena "maestro Yoda" de Ben Kingsley. Y también, a modo de curiosidad, el ligero anacronismo que cometen al decir que uno de los personajes viene de "España"... en el S. XI.

Pero en resumen, una película recomendable y visualmente muy espectacular (aunque algunos planos exteriores sí daban cierta impresión de fondo pintado a lo Bonanza) que me ha gustado bastante.
Publicar un comentario