sábado, 5 de abril de 2014

¡Colores!

Hay quien dice que existen más aparte de estos: mienten.

Siguiendo con el proceso de reforma del piso, esta semana han hecho su aparición los pintores, y con ellos la difícil decisión de escoger de qué colores vamos a pintar la casa. Eso implica bucear en el catálogo de colores, donde son casi todos iguales, por mucho que se empeñe el sector femenino y elegir combinaciones adecuadas, donde la mayoría tienen sus cosas buenas y sus cosas malas.

Finalmente, aunque eso puede cambiar a lo largo del fin de semana, hemos acabado haciéndonos una composición que nos medio convence (un marrón clarito para zonas comunes, como hall, pasillo y sala) y azules-verdosos (que de como lo describo yo a lo que es va un mundo, es un "para entendernos") para las habitaciones, cada una con su tono distinto.

Esta semana ya vienen a dar color a las ahora blancas paredes, y en cuanto esté la casa pintada, previa limpieza general, empiezo ya a llenarla de cajas.

La inminencia da vértigo.
Publicar un comentario