viernes, 4 de abril de 2014

Kamikaze

Atenta como puedas. 

El tema de la pelicula es peliagudo. El protagonista es Slatan, un terrorista suicida de Karadjistan (una república soviética ficticia que recuerda a Chechenia) cuya misión es volar un avión de pasajeros, pero cuando el vuelo se suspende, se ve obligado a convivir con sus futuras víctimas en un hotel ruso.

La película, que a pesar de sus puntos flojos me gustó, pega bandazos sin saber muy bien a qué juega. Empieza pareciendo una comedia absurda, con una especie de híbrido de Homeland y Aterriza como puedas para convertirse después en una historia bastante amable, y a ratos consistente, más drama que comedia, en la que muestra la faceta humana de todos los implicados, sin que en modo alguno signifique que comprender los motivos de Slatan sea justificar sus actos. Porque aunque para algunos eso sea difícil de asimilar, comprender las motivaciones de alguien no está reñido con condenarlas.

Slatan vivirá su propio infierno particular, debatiéndose entre lo que él considera que es du deber, y lo difícil que resulta pasar de matar a una masa desdibujada de rostros anónimos a tener que matar a gente a la que pone nombre, cara, sentimientos... y esa parte me gustó bastante, con momentos incluso muy emotivos y personajes a los que se les coge cariño. Sobre todo al chucho.

Me gusta, pues, el tratamiento que da al tema, sin dramatizar ni dulcificar en exceso (nótese que digo que no lo hace en exceso, no que no lo haga en absoluto) pero la resolución se carga esa verosimilitud y la escena final, pues bueno, es de todo menos creíble. Pero también entiendo que era muy difícil encontrarle una resolución adecuada. Y bueno, no es que sea "malo" per se, sino simplemente demasiado peliculero.

Así que dejando de lado el final, y que la película resulta desconcertante al no saber si estamos viendo una comedia o un drama, me ha gustado bastante, sobre todo por transportarme de nuevo al Moscú de las chicas espectaculares, la gente que no sabe inglés y la nieve por todas partes.
Publicar un comentario