sábado, 14 de marzo de 2015

Negociador

Cartel

El gran mérito de esta película está en tocar un tema que forma parte de un pasado muy reciente, tan reciente que algunos se resisten a aceptar que forma ya parte del pasado. Aquí Ramón Barea es Manu Aranguren, un trasunto de Jesús Eguiguren en sus negociaciones con la banda terrorista ETA, para poner fin al conflicto.

La película es audaz, ya que se atreve a tocar en clave de comedia un tema tan delicado y sin caer en maniqueísmos ni ridiculizar más allá de lo necesario. Trata el tema, en mi opinión, con tacto y acierto. Ahora bien, desde un punto de vista meramente cinematográfico, pues no es nada del otro jueves. Es muy cortita (apenas hora y cuarto) y tampoco es el festival del humor, con apenas dos o tres escenas que sacarán la risa. Sí me reí mucho con la escena del camarero riojano al que da vida Secun de la Rosa y con alguna otra, pero poco más. En el apartado de los actores me gustó especialmente Carlos Areces dando vida al etarra Thierry, muy logrado, y también Raúl Arévalo, que como de costumbre raya a un alto nivel.

Me gusta que se haya hecho esta película y que se pueda ver con normalidad según qué temas, así que por ese lado bien. Pero la película, como película en sí, pasable y gracias.
Publicar un comentario