viernes, 8 de mayo de 2015

Curso de lenguaje de signos

El listón no está muy alto.

Hoy hemos empezado con un curioso curso de formación en el trabajo, sobre el lenguaje de signos para la comunicación con sordomudos, y la verdad es que el primer día (serán en total 4 sesiones de 5 horas cada una) he salido contento y con la sensación de haber aprendido mucho.

Mucho menos teórico de lo que esperábamos, la profesora nos ha metido enseguida en materia, impartiendo la clase sin usar una sola palabra y metiéndonos de lleno en el mundo de la comunicación sin habla. Esa sensación de volver a ser analfabeto y tener que aprender de nuevo a leer (como cuando estudié ruso pero peor) unido a la satisfacción de ir aprendiendo pequeñas cositas; primero las letras, luego a decir el nombre y transmitir conceptos sencillos como los saludos, los números, los días de la semana... 

Es complicado, ya que tienes la sensación de tener que estar a mil cosas, y bueno, que es de estas cosas que si no las usas se te olvidan enseguida (a ver cuánto de lo aprendido hoy recuerdo el viernes que viene), y tampoco sé si algún día llegaré a emplearlo, pero como adquisición de conocimiento es gratificante. Cansado, pero gratificante.
Publicar un comentario