sábado, 21 de noviembre de 2015

007: Spectre

Como la homeopatía: 0% química.

Esta película contaba con una gran ventaja a su favor, y es que tras el despropósito que fue Skyfall el listón estaba tan bajo que era difícil hacerlo peor. Pues bien, lo consigue y con creces. Sin duda alguna, Spectre hará las delicias de los más feroces detractores de la saga de James Bond, pues consigue a ratos casi parecer paródica.

Argumentalmente sin fundamento, se reduce a una sucesión de cosas que pasan porque sí, sin más justificación que servir de excusa y enganche entre escenas de acción o sexo. Esto, cierto es, es algo que se puede criticar en general a las películas de 007, pero en esta película llega a niveles de verdadera vergüenza ajena, como toda la parte de Roma, por ejemplo, que difícilmente puede resultar más absurda.

Otra cosa que no me ha gustado nada es que con esta película se separan de la prometedora ruptura de esquema que tenía Daniel Craig, que era el concepto del Bond humano, ese Bond al que le pegas y sangra, que corre y se cansa, que te mata pero se le jode la camisa. Aquí vuelve, y a niveles ridículos, ese 007 en modo Dios, que no importa que haya estado peleándose mortalmente contra dos señores en un helicóptero en marcha, que termina la pelea y se va tranquilamente, sin una arruga en el traje y sin despeinarse. Y naturalmente el carisma de Bond, James Bond, brilla aquí por su ausencia, con un Daniel Craig que demuestra tener músculos en todas las partes de su cuerpo, menos en la cara, dotando a las escenas de seducción de tanta credibilidad como a las de tiros y explosiones.

Y lo peor es que además de todo, se hace aburrida. El esquema videojueguil de "voy de una pantalla a otra, mato a los malos y obtengo la pista para ir a la siguiente" puede llegar a funcionar en una película de hora y media, pero no en una de 2 horas y media, en las que estás esperando a que la siguiente irrupción del malo interrumpa una trama que no hay quien se crea para tener un poco de divertimento (las escenas de acción, hay que admitir, que tienen su aquel).

Luego se supone que la película quería rendir un poco de homenaje a los clásicos, reviviendo la enigmática Spectre o reinventando villanos emblemáticos como Ernst Stavro Blofeld. Pero viendo el resultado, habría resultado más respetuosa, e interesante, una versión con teleñecos protagonizada por Mike Myers.
Publicar un comentario