lunes, 4 de enero de 2016

XCOM: Enemy Unknown

Aunque realmente jugué el Enemy Within, que es la versión mejorada.

Debo confesar que por referencias conocía este juego desde hace tiempo pero, sin saber muy bien por qué, nunca me había terminado de llamar. El caso es que lo compré aprovechando las ofertas navideñas de Steam y mi primera reacción al probarlo fue "¿por qué no te he conocido antes?".

Heredero de una clásica saga iniciada con el UFO, XCOM es un juego estratégico y sobre todo táctico por turnos en el que manejamos a los soldados de una fuerza internacional (XCOM) dedicada a luchar contra la amenaza de una invasión alienígena, primero sutil y después en frente abierto.

El juego permite gestionar los aspectos superficiales de la Agencia (investigación, compras, entrenamiento de soldados...) con los escasos fondos de que disponemos, que dependen de la confianza que los países participantes tengan en el proyecto, y de vez en cuándo aparecerán alertas de misiones (ataques alienígenas, sabotajes, OVNIs avistados...) y tendremos la opción de enviar allí un pelotón, lo que da paso a la parte realmente divertida del juego, que es el juego táctico.

Cada soldado tendrá sus acciones. Algunas serán básicas como andar, correr, disparar, recargar, tirar granada... y otras más específicas de cada una de las "profesiones", que al principio serán 4 (Pesado, Francotirador, Apoyo, Asalto) y luego se unirá alguna adicional. El mapa será como un tablero sobre el que podremos mover a los soldados y actuar, y cuando actuemos nosotros vendrá el turno de los alienígenas, que también tiene sus acciones. Y así hasta lograr el objetivo (que normalmente es acabar con todas las amenazas) o hasta fracasar en el intento (es decir, que se nos mueran todos los soldados).

Uno de los alicientes del juego es que los soldados pueden, de unas misiones a otras, ganar experiencia y adquirir habilidades especiales, lo que unido a las opciones de personalización, permiten darles un toque muy particular a cada uno de ellos. Claro que eso tiene de malo que cuando se mueren dé más rabia.

Pero la única opción de mejorar no es solo con la experiencia, sino que con la tecnología y piezas que "recuperamos" de los alienígenas podemos investigar en nuestros laboratorios, para conseguir naves y armas mejores, que sirven para enfrentarse a tan belicosos visitantes. Sin embargo, no seremos los únicos que avancen en la escalada bélica, ya que los enemigos serán también cada vez más duros, empezando de ser poco más que marcianos cabezones que caen al primer disparo a ser auténticas máquinas de matar con poderes muy peligrosos.

XCOM es sin duda un juego bastante adictivo, y con unos enemigos a los que realmente cogeremos una poderosa inquina. La única pega, que tal vez una vez te lo acabas la rejugabilidad no sea muy grande y sobre todo no haberlo conocido antes.
Publicar un comentario