sábado, 24 de septiembre de 2016

Don´t trust the B- in Apartment 23

Traducida como "Apartamento 23".

Una sitcom corta e inexplicablemente malograda, que no pasó de la segunda temporada, tras haber sufrido un pésimo trato por parte de la cadena que la emitió, que llegó a echar los capítulos en desorden, dejando otros incluso sin verse, "Don trust the B" es una serie fresca, gamberra y muy, muy divertida, con momentos verdaderamente tronchantes.

Va sobre June, una chica de pueblo que llega a la gran New York a trabajar para una gran empresa, pero cuando las cosas se tuercen y tiene que buscarse las castañas, acaba viéndose obligada a compartir piso con Chloe (Krysten Ritter), una auténtica psicópata emocional, manipuladora, tóxica, mentirosa, liante y carente de toda ética, pero muy divertida. Alguien que en la vida real querríamos lejos, pero que para una comedia es toda una joya. A ellas se une James Van der Beek (sí, el actor de Dawson´s Creek haciendo de sí mismo), un actor de segunda fila encasillado en un papel de su adolescencia, que es el mejor amigo de Chloe, y algunos otros secundarios también bastante graciosos, como Eli, el vecino psicópata o Robin, la antigua compañera de piso de Chloe, obsesionada con esta.

La serie sigue el esquema de comedia de situación, basándose sobre todo en el contraste y el choque entre ambas protagonistas, ya que Chloe y June son como el día y la noche. June es honesta, trabajadora, responsable, con un fuerte sentido de la ética y el deseo de preocuparse por los demás, mientras que Chloe... no. 

"Don´t trust the" tiene un humor genial, con golpes de humor a veces absurdos y a veces ácidos, y con otros momentos muy simpáticos, en los que es imposible no acaba adorando a la despreciable Chloe y despreciar a la cadena que maltrató la serie y no la renovó, dejándonos solo con 26 capítulos y ganas de más de esta serie, que es además muchas veces un homenaje a las series de televisión de los 90, rescatando actores y referencias que creíamos olvidadas, y de las que Van der Beek, uno de los mejores personajes que haya visto en una sitcom, es solo la punta del iceberg.. 

Recomiendo encarecidamente, eso sí, a quien quiera verla, que consulte el orden correcto de los episodios aquí, pues aunque no tenga una densa metatrama detrás, sí que hay algunas coñas recurrentes que podrían perder algo de gracia si no se ven en el orden adecuado.
Publicar un comentario