martes, 27 de septiembre de 2016

El hombre de las mil caras

Eduard Fernández, un gran Paco Paesa.

Suele decirse que la realidad supera la ficción, y es que a veces suceden historias que dan para una película. Es el caso de Luis Roldán, ex-director de la Guardia Civil que se largó del país con muchos millones de pesetas, con un culebrón que tuvo en jaque al sistema y dio mucha salsa en los medios de comunicación, pues hubo un tiempo en el que no se hablaba de otra cosa.

A mí todo aquello me pilló muy jovencillo, por lo que la historia no me la conozco del todo, lo que creo que es un problema a la hora de ver la película, ya que sin conocerla bien puede hacerse un poco complicado de seguir, y sobre todo difícil de valorar su verosimilitud.

Dejando de lado ese detalle, se hace interesante, siendo un thriller de engaños, conspiraciones y juegos de poder en el que la atmósfera está muy lograda y la recreación tanto de la época como de los personajes muy conseguidas. Belloch parece Belloch, Roldán parece Roldán y Paesa también es él, así como algunos personajes secundarios que parecen transformarse en sus alter egos.

Técnicamente sobresaliente, puede contar con el mencionado handicap de no conocer los hechos más que a cachos pero tiene una historia atrayente y que da mucho juego, lo que hace que la valoración global sea positiva. Diría algo de la buena actuación de Eduard Fernández, pero eso rara vez es noticia.
Publicar un comentario